Optimismo y Esperanza

Esta fortaleza alimenta a la virtud Trascendencia, ya que forja conexiones con la inmensidad del universo y provee de significado a la vida.

El OPTIMISMO se destaca dentro de la fortaleza Esperanza, y nos permite proyectarnos hacia el futuro con energía ya que se basa en una visión optimista de las cosas, apunta a lo ya sucedido, a lo actual y al futuro, desarrollando la confianza, el esfuerzo y la perseverancia para alcanzar las metas propuestas que están en nuestras manos conseguir.

Los objetivos de este taller son:

  1. Enseñar a los jóvenes que tener una mirada positiva ante las situaciones de vida que deban enfrentar se puede aprender, ya que es una actitud, un estilo de vida
  2. Fomentar en los jóvenes el ejercicio de esta fortaleza ya que aumenta el bienestar físico y psicológico, mejorando el rendimiento en el ámbito deportivo, educativo y laboral.
  3. Entrenar el optimismo realista; es decir, corregir la creencia sobre el optimismo como el “esperar que todo se resuelva sólo con alegría”. Todo lo contrario, el optimismo es elegir la mejor solución que podamos controlar y no dejarla al azar.

Conocer mejor nuestras emociones positivas nos ayuda a ser más optimistas viendo el lado positivo de los sucesos pasados y presentes, y a encarar el futuro con mayor ilusión.